2008/12/20

Como envejecer un retrato

Circulan por internet muchos tutoriales, explicando diversas técnicas para rejuvenecer un retrato; básicamente, se trata de eliminar los defectos de la piel y suavizar la arrugas. En este artículo comentaré la técnica que uso habitualmente para conseguir precisamente el efecto contrario: envejecer un retrato. En realidad, lo que busco es resaltar las texturas y endurecer los contrastes de una foto; pero al aplicar el efecto sobre un retrato, el resultado es el de envejecer a la víctima.

Material de partida

Esta es la imagen, tal y como saldría de la cámara con los ajustes básicos:

En primer lugar, hago la conversión de RAW a TIFF mediante RawTherapee, procurando retener la mayor cantidad de información posible, sin quemar ni sub-exponer ninguna zona; el resultado no difiere mucho de la imagen original, simplemente se han ajustado las curvas y se ha eliminado algo de ruido:

Canal azul

Después abro el fichero en GIMP y empiezo a trabajar en serio con la imagen. En el caso de los retratos, me he dado cuenta de que el canal azul es el que suele tener más información interesante, porque es donde mejor se distinguen las irregularidades de la piel:

Por tanto, el primer paso es duplicar el canal azul y añadirlo como una nueva capa; para ello, basta con abrir el diálogo de canales, y arrastrar el canal azul sobre la propia imagen. Después seleccionamos el modo overlay para esta capa:

Filtro high-pass

Para marcar aún más los contrastes, lo que suelo hacer es pasar un filtro high-pass a la nueva capa, con un radio bastante grande (unos 32 pixels):

Y selecciono también el modo overlay para esta capa:

Iluminación selectiva

El resultado tiene el problema de que algunas zonas quedan demasiado oscuras; en el ejemplo, el tintado de los cristales de las gafas destaca demasiado, y apenas permite apreciar el contorno de los ojos. Para solucionarlo, añado una nueva capa transparente, también en modo overlay, y pinto de blanco en esa capa, sobre zona que quiero aclarar:

Los ojos también quedan un poco oscuros para mi gusto (en general, suelo aclarar los ojos siempre que retoco un retrato), así que repito el proceso anterior para iluminarlos: nueva capa transparente, en modo overlay, y pinto sobre ojos de color blanco:

Retoques y correcciones

Ahora sólo queda rectificar un poco el cabello, para eliminar los pelos rebeldes; añado una nueva capa, también transparente pero esta vez en modo normal, y con la herramienta de clonar voy borrando las zonas que no me convencen:

Conversión y exportación

Finalmente, exporto la imagen a formato TIFF y la abro de nuevo en RawTherapee; allí recorto la parte que me interesa, paso la imagen a blanco y negro, retoco las curvas, y añado un poco de contraste local:

Por alguna razón que se no logro entender, al protagonista de este retrato no le acaba de convencer el resultado final...

1 comentario :

Juanma Font dijo...

Como toque final a la post, habría quedado genial poner el resultado y el original juntos para una comparación....

Gracias

Publicar un comentario en la entrada